Cupido cabrón 2 (Petronio y Lucrecia)

Cupido cabrón 2 (Petronio y Lucrecia)

Caminando por la avenida principal del pueblo, Petronio se dirigía al teatro de la ciudad, donde la orquesta Sinfónica del Estado interpretaría la novena de Bethooven.
El sol era espléndido, la temperatura agradable. Al pasar por la panadería, el olor de lo ricos volovanes de atún le atrajo y sin decir más, se introdujo en el negocio y compró tres o cuatro volovanes**

Una vez realizada su compra y con la bolsa de papel en la mano, sacó un delicioso volován y emprendió el camino hacia el teatro disfrutando el rico pan en su recorrido.
El teatro se encontraba repleto, los festejos de la ciudad continuaban y el recinto era espectacular para escuchar a la Sinfónica. Pocos lugares quedaban dispuestos.
La luneta general estaba totalmente llena, este pueblo algunas veces llamado “espartano” por su desidia a la cultura y tendencia a la fiesta, se hacía presente en un evento que normalmente no tiene mucha asistencia. Los palcos centrales reservados para la clase política o gente de alcurnia, también se estaban ocupando al tope.
Petronio entró al recinto, observó para todos lados y tratar de encontrar algún asiento vacío, pero inútil, no había espacio a simple vista. En lo alto del teatro, llamado tertulia, donde el grueso de la  gente sin contactos políticos o preferencias de clase, observó que sus amigos se encontraban. Por lo que decidió subir las escaleras al encuentro de ellos.

Una vez sentado y saludado a sus amigos, las bromas, etc. les ofreció volovanes pero ninguno aceptó. Así que la bolsa quedó intacta llena de estos panes y Petronio se dispuso a engullir cada uno de ellos. En la juventud, se come de todo, ¡hasta tuercas!

El ruido de la bolsa de papel se escuchaba en todo el teatro, la gente empezaba a guardar silencio pues ya se había anunciado la tercera llamada para comenzar. Algunas personas volteaban a ver de donde salía este ruido característico del papel y Petronio sin prestar atención a ello continuaba en su ritual de engullir sus panes.

En su mente vagamente recordaba el encuentro del día anterior, el enamoramiento a primera vista lo había olvidado aparentemente. Ahora sería un encuentro casual escrito en su destino.

Sin embargo, una vez que cerró su bolsa de pan, sintió otra vez esa mirada del día anterior. Su desasosiego fue mayor cuando de pronto, abajo, en un palco central, de los reservados para la élite, estaba la chica del día anterior, quien fijamente le miraba sonriendo ante el ruido que evidentemente salía de la bolsa de papel que Petronio sostenía entre sus manos.

Como acto reflejo, de inmediato le ofreció lo que llevaba en su bolsa de papel, haciendo la seña de convidar sus volovanes a la chica.
Ella, con un ligero movimiento de cabeza le aceptó el ofrecimiento y le hizo señas de que bajara y le llevara lo ofrecido.

Petronio, impactado por el encuentro, la bella casualidad y la mirada que no había olvidado, salió presuroso cuando las notas de la Orquesta iniciaban su ejecución.
Tratando de no hacer ruido, bajó las escaleras que separaban los niveles y tras caminar unos pasos dio con la puerta del balcón donde la dueña de la mirada le esperaba.
Tocó suavemente la puerta y de momento el tiempo se detuvo, sus ojos se encontraron con los de la chica y ahí quedó encantado, se congeló y las notas de la música se hicieron suaves, sin percatarse ellos del inicio de la Sinfonía.

—Hola, ¿como te llamas?—preguntó el mozalbete temblando de emoción.
—Lucrecia—respondió ella, casi susurrando y con una leve sonrisa dibujada.
—Petronio, me llamo Petronio—balbuceó el enclenque joven, al borde del ataque de nervios.

Sin saber qué hacer, recordó el porqué había bajado hasta el balcón de Lucrecia.

—¿Gustas?—inquirió Petronio estirando sus brazos y mostrando el interior de la bolsa.
—Te agradezco pero tengo puestos frenos en mis dientes y no puedo comer pues se me quedan los residuos atorados con los fierritos del ortodoncista—respondió Lucrecia con su voz dulce, tierna, suave.

Ya un poco más seguro, con algo de control sobre sus nervios, Petronio avanzó en su conquista, sin saber que ya había sido elegido pues en esto del amor, la mujer es quien decide.

—¿Tienes algo que hacer para más tarde?—
—¡Si! Vengo con mi hermana y debemos ir a casa pues tenemos algunas actividades pendientes.
Su ánimo decayó, pero reaccionó y de inmediato
—¿Me darías tu teléfono?—Preguntó casi suplicante Petronio.

Los eventos fueron favorables, la mirada que un día antes se había enlazado, esta noche quedó cimentada. Los dos habían quedado de verse al día siguiente en otro evento del festejo pero, esta vez sería sentado al lado de ella y ella radiante emitiendo su deseo de continuar.

En la parte más oscura del teatro, un par de ojos vivarachos, dos bracitos regordetes, estiraban la cuerda del arco nuevamente y el cupido cabrón, lanzaba una nueva flecha, ahora apuntando hacia el corazón de Petronio.

A.R.Barrios

Veracruz, Ver. 12 de junio del 2018
**pan regional que significa…El volován (del francés vol-au-vent) es un pequeño molde o cesto cilíndrico hecho de masa de hoja u hojaldre que se rellena tradicionalmente con preparados salados. La historia del volován está ligada a la de Marie-Antoine Carême, un pastelero y cocinero francés que vivió entre 1783 y 1833 y logró grandes avances en la cocina mundial. Carême tuvo la idea de rellenar esta masa hojaldrada luego de hornearla. Cuando estaba en el horno, ésta creció hasta formar una pequeña torre ahuecada. Uno de sus cocineros ayudantes al verla se sorprendió en gran medida y le gritó a su jefe: «Antoine, elle vole au vent!», que significa sale volando. La masa era tan ligera que esa impresión le dio al ayudante de Carême. Al chef le causó tal gracia que decidió ponerle este nombre a su nueva creación.) Fuente: Wikipedia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s