Pero y Como

Recién, he estado trabajando con un amigo de escuela. La vida no le ha sido fácil, como a muchos. Tal vez le ha golpeado tanto que, ahora su pensamiento está muy condicionado. 

Piensa en automático solo en dinero, que es lo que más le hace falta. Piensa que sin dinero no es posible hacer nada ¿llevar a cabo un proyecto? ¡Ni pensarlo! 

Porque no tiene dinero y así, para cada solución, él tiene un problema. 


Pero es que no tengo dinero.

Su enfoque es en el dinero y no en las soluciones.


Cuando escucho a las personas, a quienes propongo un proyecto, responderme con: pero…

la cual es una palabra que me indica oposición, contrariedad, descontento, defecto, etc. lo que pienso es que de ninguna manera, esta persona contempla realizar lo que le pido, ya sea un trabajo, una posibilidad de ser mi socio, aprender lo que le enseño, abrir su mente a nuevas posibilidades, o siquiera aceptar que la idea puede analizarse. 

Cuando usan “pero” y lo anteponen a su respuesta, ya sé que no lo harán, ni participaran. El pero, es como quitarle una pata a un burro y querer empujarlo, difícil de lograr. Ya de por si es difícil empujar a un burro para que avance.


Me gusta, pero es muy caro. Al escuchar esto, se que no lo comprará, ni siquiera hará el esfuerzo. Se eliminó del deseo de poseerlo.

Quien utiliza el pero, cierra las puertas de las soluciones y se niega a si mismo, siquiera el intentarlo. 

Y en esto quedan las salvedades de aquellos que si saben a donde se dirigen o tienen un plan mejor o más atractivo que el planteado. El uso del “pero” me indica oposición y desde ese momento descarto cualquier intención de invitar a mis ideas a tales personajes que lo usan constantemente.

Cuando la conjunción usada es el “como“, entonces ocurre la magia.

Los milagros, si se le quiere llamar así.

Con el “como” se abren las puertas de la creación, la imaginación, la inteligencia infinita. Quizá, reside el “como” en el hemisferio derecho, la glándula pineal y su conexión divina (como decía Descartes).

Usar el “como” rompe las limitaciones, porque entonces aparecen las soluciones, que pueden ser múltiples o únicas, pero soluciones.

El “como” nos abre un mundo diferente. Hasta para eliminar a los que usan el “pero“. No dejes que se te acerquen. Son manzanas que el sistema dañó y que son muy difíciles de componer.

Quizá, si aceptan la ayuda y observas que su intención es avanzar, los ves como plantean, poco a poco, soluciones e ideas. Entonces los podrás considerar (es masoquismo).

El “como” nos permite encontrar múltiples formas de llevar a cabo una tarea. Nos permite comparar y saber si es mejor una solución que otra. Encontrar las causas y sus consecuencias, en este mundo de causa y efecto que a Newton le permitió encontrar su segunda ley. Además de usarse como conjunción, adverbio, preposición. Por lo mismo, sus posibilidades se amplían cuando lo usas.

Por eso, cuando te plantees un problema, te encuentres en una indecisión, encrucijada, dilema, trabajo, etc. usa el “como“, seguramente encontrarás lo que buscas.

¡Ah! y ten a la mano una libreta y pluma, para apuntar todas las respuestas o soluciones.

¡Como me gusta pero soy muy pobre!

¡La jodi! me quedé sin ella y tal vez, quizá, estaría besándola cada día. estrujándola entre mis brazos…

A.R.Barrios

Veracruz, Ver. 03 Septiembre del 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s