Napoleón y La Matrix

La Matrix engulle a sus engendros.

Cuando lo considera los vomita y nuevamente los usa.
Detrás un lomerío y frente a un pantano en las tierras bajas de Waterloo en Bélgica.

El Corsario creía levantarse del mal fario.
Contra él y sin entrar en el pantano, Inglaterra, Holanda y Alemania, comandados por el duque Wellington acechaban. La lluvia y el lodo hicieron su parte a pesar del gran esfuerzo del leal Ney.
La derrota de la bestia (así llamado en la Europa de la época) estaba echada.

Los visores espías de los Rothschild notaron hacía dónde la balanza se inclinaría al atardecer.

Rápidamente fue enviado el mensaje a los amos del mundo.
Al llegar a Londres la noticia fue que Napoleón había ganado y entonces la bolsa se desplomó.

Causando la baja de las acciones de cientos de empresas.
Los dueños del mal, ávidos de dinero lo sabían. Sabían que esto sucedería.

Rápidamente compraron las acciones baratas de empresas valiosas.

Convirtiéndose en mucho más ricos con la ayuda de la lengua.
Veinticuatro horas después la noticia real se supo.
Wellington había ganado siendo defensivo su combate y el monstruo era derrotado para siempre, su destino. ..Santa Helena, una isla enmedio de la nada donde el veneno lo esperaba.
Los amos ya habían vendido armas y uniformes a ambos bandos y se preparaban a revenderlos a un país independiente en América para hostigar el ultimo reducto español en Veracruz.

La Matrix no descansa.

Algunos perdemos y otros obtienen favores temporales por sumisión y su misión.

Continuará. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s