Alas cortadas

Ayer cortaste mis alas, volaba bajo, descuidado o confiado, siempre vigilé no pasar tu línea, pero esta vez cruce muy cerca de tus manos.

¡Cortaste mis alas!

Y no digo que sea bueno ser el carroñero depredador que era, o que me saciara de violencia vana pasional, era solo la salida de mi cuerpo terrible, agitado por los sueños de eros, aquel que me enseño de las delicias de mujeres esquivas, que brincan de nube en nube o que besan como ardientes carbones al rojo vivo, cuando la almohada es la receptora.

¡No lo sé!

Hoy discurro hacia la tranquilidad y mi espíritu rebelde, acostumbrado a la entrega apasionada, de rodear cuerpos tibios, labios sedientos, besos atrevidos y manos ansiosas, se revuelve, se rebela, y protesta ante la injusticia.

¿Es?

¿Qué más hacer?

¿La recompensa vendrá? ¿En verdad existe un mundo mejor que hará olvidar los besos prohibidos o las caricias de ella? ¿El reino de Dios me espera como recompensa por ello?

Escucho mi aletear, las plumas desgarradas, tiradas a la vera del camino, busco la roca donde apoyar mi vuelo nuevamente y descubro que los años consumieron la energía, cortaste mis alas, ¿crees acaso que esto hará bien a ambos? ¿Te sientes victoriosa? ¿De qué batalla?

¡Solo me mataste a mí!

Salía y volaba, recorría caminos, asaltaba bosques, conquistaba peñascos, atacaba a la presa, experimentaba mi libertad, quizá falsa, pero volvía al nido, jamás abandoné.

Más hoy, hoy sigo pensando en mis alas, alas que conquistaron lo sublime, experimentando el cuerpo y la vida, tratando de no lastimar.

¡no sé si lo logré!

Tan cortas las dejaste que, ahora no se si vale la vida experimentarla así.

Me siento desolado y triste.

¿Crees que ganaste?

Tal vez por el momento creas ello, sin embargo mi alma vuela, se rebela, mi espíritu converge con las esquinas donde la pasión habita.

Nuevos valles veré, nuevas aventuras y tal vez, ya no serán contigo, me tienes, pero no estoy.

¡Yo no te he cortado las alas y eso lo has hecho conmigo!

Y perdona que eso diga, perdona que se lo buena que eres, pero yo soy ave de vuelos, de libertad, de ser alocado, irresponsable, de independencia, de experimentar, de soñar, de buscar, de imaginar, de tener el calor de una piel hermosa y ahora comprendí…

¡Haz cortado mis alas!

¿Quieres mis letras? ¡Ellas se alimentan de mis aventuras!, ¿dónde puedo alimentarme?, si aventuras ya no tengo, mi carne se pudre al paso de los días, mis acciones sin sentido van, la noche se torna igual al día, lo mismo da comer o dormir, solo es existencia vacía…
¡Haz cortado mis alas!

Veracruz, Ver. Abril del 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s