Ahí te conocí

20151023_063556

En la paz de tus brazos, me encontré soñando.

Soñando que la brisa calmaba mi abrumada vida.

Sentía como real las olas de la playa,

Veía el ir y venir, las olas, y así tu voz.

¡Qué extraños son los sueños!

Podría decir que estaba despierto.

Las ilusiones se parecen al azimut,

No se sabe cuando es arriba o cuando es abajo.

Entonces mi alma, se desprende y reclama,

¡Soy real!

Recuerda, cómo caminabas por la playa, recibiendo el golpe de la arena en los meses del viento, solitario hasta alcanzar el penacho, hoy convertido en monumento del hombre, alejadas las casuarinas, las olas ya no rompen donde las viste en antaño.

Recogías monedas perdidas por la gente, llenabas tu lata con camarones, sabías que ellos te salvarían del regaño y los azotes,

¿Ya ves como la realidad es otra?

Así te conocí, aún sin saber que estabas, ya te admiraba, tú y el mar son una sola cosa, en armonía se elevan, una a la espuma, otra a rebelarse con la luz.

Así te amo yo, aunque me sea difícil el decir y más difícil de aceptar.

Las olas me tenían, algunas veces por los arrecifes, otras frente al cerro de arena, así aprendí a nadar, sacando almejas o callo de hacha, erizos para ver como movían sus púas, o tirando piedras para verlas deslizarse sobre la superficie tranquila. Siempre en soledad, aunque también siempre en paz. Así te conocí.

Me recuerdas al mar. ¡Ahí te conocí!

A.R.Barrios

Veracruz, Ver. Octubre del 2003

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s