Año 2043 Ek Balam

 

Capítulo 1

“El descubrimiento de un depósito de iridio y condita carbonosa, elementos presentes en los meteoritos y un cráter en Chicxulub, hace pensar que un meteorito de 10 Km. De ancho, impactó la tierra y extinguió a todo ser viviente, hace 65 millones de años”

Ésta es la relación de cómo todo estaba en suspenso,
todo en calma, en silencio; todo inmóvil, callado, y vacía
la extensión del cielo.
Ésta es la primera relación, el primer discurso.
No había todavía un hombre, ni un animal, pájaros,
peces, cangrejos, árboles,
piedras, cuevas, barrancas,
hierbas ni bosques: sólo el cielo existía.
No se manifestaba la faz de la tierra.
Sólo estaban el mar en calma
y el cielo en toda su extensión

Popol Vuh
Capítulo primero

1

-¡El impacto fue brutal!

El planeta se cimbró hasta su centro, la masa de magma sintió el golpe, eso hizo que el planeta se inclinara, así darle más sol al Norte y mayor sombra al Sur y los Dioses presentes se alegraron, sentados sobre una nube, con sus narices largas, penetradas con espinas, collares de piedras de ónix, de jade, uno colgado del cuello, la historia estaba a punto de comenzar.

Sobre la tierra los animales corrían sin saber que hacer, los reptiles asustados ante el estruendo y la ola de calor que violentamente se acercaba, su instinto les dictaba correr, buscar un refugio.

¡Pero ya nada les salvaría!

Su destino estaba trazado, en solo un día la sombra eliminó a la mayor parte de los seres de la tierra y lo que sucedería tomaría millones de años en resolverse.

El grupo de Dioses estaba observando lo que ocurría, los Constructores, los Formadores, los Procreadores, los Engendradores.

Sólo ellos presenciaron la destrucción.

El polvo se levantó sobre la faz de la tierra, ahogando a todo ser viviente, algunos herbívoros languidecían sin comida, pues ya los árboles y los arbustos se encontraban secos, no hubo tiempo, tal parecía que este se había detenido.

Los animales mayores, comían carroña, de aquellos que ya estaban muertos, para algunos eso era la muerte también, pues sus estómagos no estaban preparados para comer carne descompuesta o asfixiados por la nube de polvo levantada por el impacto.

En los océanos, el asunto no era diferente, muchos peces comenzaban a caer hasta el fondo, muertos de hambre, pues las algas y plantas marinas, hacia ya rato, habían desaparecido, la ausencia de luz, al cubrir el polvo toda la atmósfera, impedía la fotosíntesis, necesaria para su existencia.

Algunos mostraron mayor dureza para esto, los tiburones y reptiles comían cualquier cosa, aun con el paso del tiempo, ¡ellos resistieron!

Al impactar el meteorito, se produjo algo extraordinario, la plataforma continental se estabilizó, haciendo que esta área del planeta fuera la única en ser tierra firme o consolidada.

Uno de los Dioses, exclamó: ¡Ahora se, que si se acaba el mundo, me voy para la Península!

Portada de la novela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s